Cuello de botella

    Escribo esta breve reseña porque veo con claridad meridiana la manipulación a la que el gobierno de Pedro Sánchez ha sometido al país entero, con objeto de provocar un cuello de botella en el suministro de gas y una inflación galopante, de resultas de una subida exorbitante del precio de la electricidad.

   Creo que se está incurriendo en el delito del artículo 284 del C.P. es decir «maquinaciones para alterar el precio de las cosas». Más exactamente, los precios que han manipulado han sido los del gas natural y los de la electricidad.

   Sin ánimo de ser exhaustivo, los hechos son los siguientes:

1. Demolición de las centrales térmicas.  Esta demolición está documentada en la Wikipedia:

 
 https://es.wikipedia.org/wiki/Cierre_de_las_centrales_t%C3%A9rmicas_de_carb%C3%B3n_en_Espa%C3%B1a

Siendo un proceso programado desde 2010, en aras de hacer una sustitución paulatina de las energías contaminantes de CO2 por energías «verdes», un buen gestor simplemente las hubiera cerrado, en lugar de demolerlas. De hecho, se afirma (https://www.lavozdegalicia.es/noticia/economia/2021/11/05/iberdrola-propone-demoler-centrales-carbon-haya-tentacion-reactivarlas/0003_202111G5P27992.htm

 
que se han demolido para evitar la tentación de su reapertura.

Esto que voy a decir es una idea personal, pero ahora entiendo qué hacen antiguos políticos como Felipe González en los consejos de administración de las empresas eléctricas: decidir, llegado el momento, la demolición de las centrales térmicas… un viejo sueño globalista:

 
  https://www.20minutos.es/noticia/4843063/0/las-electricas-la-puerta-giratoria-preferida-de-aznar-y-felipe-gonzalez-a-carmona-los-politicos-que-han-fichado-por-empresas-privadas/

De por sí esta política de cierre de centrales térmicas ya es suficiente para hacer subir el precio de la electricidad. Obsérvese este gráfico de producción eléctrica con carbón:

https://es.wikipedia.org/wiki/Cierre_de_las_centrales_t%C3%A9rmicas_de_carb%C3%B3n_en_Espa%C3%B1a#/media/Archivo:Electricidad_Carbon_Espa%C3%B1a.png

Correlativamente, podemos comprobar que el precio de la electricidad ha subido una vez que ya no hay centrales térmicas en funcionamiento:

https://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/11355408/08/21/El-Banco-de-Espana-explica-por-que-se-dispara-el-precio-de-una-luz-que-vuelve-a-marcar-maximos-historicos.html

El Banco de España se olvida de lo más importante: ya no se producen los Megavatios que se producían antes.

Mientras tanto, nadie habla de poner en marcha (de verdad) las centrales nucleares que hay en España, y seguimos comprando la energía fuera.

2. Cuello de botella con el gas. Un buen gobernante debe anticiparse a los problemas (previsibles) que pueden aparecer. Los nuestros, por el contrario, parecen querer ir a tumba abierta. Un ejemplo es dejar la entrada de gas natural pendiente de un hilo. Con datos de 2016, un 58% del gas natural que entraba en España lo hacía a través de gasoducto y el resto en forma de gas licuado (barcos) y se importaba de 10 países distintos.
 
 https://energia.gob.es/Gas/Paginas/Index.aspx

De hecho prácticamente la mitad de esas importaciones provienen de Argelia:

https://blog.cnmc.es/2018/08/28/de-donde-viene-el-gas-que-necesitamos-en-espana/

a través de dos gasoductos, uno entra por el Estrecho de Gibraltar (Magreb-Europa) y el otro entra por Almería (MedGaz):

https://es.wikipedia.org/wiki/Medgaz#/media/Archivo:Gas_pipelines_across_Mediterranee_and_Sahara_map-en.svg

que tiene su entrada por Almería: https://es.wikipedia.org/wiki/Medgaz

El 31 de octubre de 2021, Argelia cortó el primero de ellos, que abastecía España pasando por Marruecos:

https://elpais.com/economia/2021-10-31/argelia-cierra-el-gasoducto-que-transportaba-gas-a-espana-a-traves-de-marruecos.html

Esto crea un «cuello de botella» en el suministro de gas desde Argelia, puesto que ahora, salvo por los buques de gas licuado, deja a España pendiente de un hilo, susceptible de ser cerrado por un accidente, un atentado o una decisión política.

Con esta situación, creada el 31 de octubre de 2021, no se entiende cómo se siguieron cerrando centrales térmicas a finales de ese año, y en 2022.

Llegados aquí, con la guerra de Ucrania en pleno desarrollo, mi teoría es que se ha buscado desde hace años alcanzar ese cuello de botella, mediante una apariencia de sucesos aleatorios (políticos, sociales, etc…) pero cuyo fin era conseguir una subida de los precios que acabe con una estanflación.

Es difícil demostrar que tantos altos cargos, unos autonómicos, otros del estado, otros de las compañías eléctricas, algunos políticos extranjeros, etc… todos están jugando al mismo juego. Esta situación que tenemos en nuestro país se está reproduciendo de manera similar con el gas de Rusia. A nosotros no nos afecta, porque no compramos gas a Rusia, pero es exactamente lo mismo.

Mi teoría es que se está produciendo colusión contra los españoles, con un objetivo claro: provocar la detención de la economía. Por eso entiendo que se está cometiendo el delito de «maquinación para alterar el precio de las cosas», del 284 del C.P.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.